Crónica del tercer día: «Participación: uno de los nombres contemporáneos del amor» – #FeyPolitica17

Comenzamos nuestra tercera jornada del curso preguntándonos por las nuevas formas de poder político y participación ciudadana con la ayuda de Enrique San Miguel, catedrático de Historia del Derecho y de las Instituciones de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Entre ejemplos desde sus dos grandes pasiones: el cine y el rugby, realiza en la primera parte de la mañana un recorrido por la historia de la política europea desde mitad del siglo XX y cómo los cristianos y cristianas de una u otra forma han influido en ella, y lo podemos seguir haciendo invitándonos a participar en la vida pública y usando las instituciones para transformarlas.

En este sentido, no podemos entender el servicio sino es para transformar la realidad. Lo cual requiere siempre de un compromiso existencial como seres humanos concretos que participando activa y directamente en la democracia. Entendiendo esta como el poder del pueblo para la libertad. Bajo estas premisas nos podríamos preguntar al respecto las mismas preguntas que realizó Albert Camus en un encuentro con una comunidad de Dominicos en Francia: ¿Qué esperan los no cristianos de los cristianos? ¿Y de nosotros mismos?

  1. Que salgamos de la abstracción, que tomemos compromisos políticos concretos. Perdiendo el miedo a mancharnos y trabajar así por el bien común.
  2. La coherencia. Que nos mantengamos en los que somos. No podemos perder la verdad de lo que somos. Lo cual no quiere decir que no salgamos al mismo tiempo al encuentro de quien sea, como sea y de la forma que sea a través del dialogo siempre que se pueda; siendo capaces de dar el primer paso por encima de prejuicios.
  3. No ser moderados. El corazón del cristiano tiene que arder siempre. No podemos habitar en la indiferencia.
  4. Abandonar el pesimismo, el escepticismo. El escéptico lleva razón pero es prescindible al no comprometerse. De ahí la necesidad de que los cristianos y cristianas participemos activamente en la política.
  5. El estilo y la autenticidad. Conocernos a nosotros mismos, cómo somos para ser uno mismo.
  6. La revisión cotidiana de aquello que hacemos y cómo lo hacemos para poder mejorar, encontrando a Dios allí dónde hemos sido partícipes.

En definitiva, podríamos decir que la participación es uno de los nombres contemporáneos del amar, que es por lo que somos cristianos. Participar políticamente, de la forma que sea, es decir a tus ciudadanos y ciudadanas que los quieres a cada uno buscando el bien para todos.

Justo después de compartir entre otras estas claves, las encarnábamos en los testimonios de vida y compromiso de Nieves, Mariano y Elena. A través de la mesa de diálogo y trabajo en la que estuvimos más de media jornada, primero en plenario y después por grupos con cada uno de ellos.

Nieves Cruz, ha sido concejala y candidata a la alcaldía en Don Álvaro, Badajoz. Es la presidenta del Movimiento Político por la Unidad (MPpU- Focolares) en España y desde ahí compartió tanto la propuesta de este movimiento como el discernimiento que casi desde el principio se plantearon como familia en su papel en la política.  Nieves nos habló de cómo afronta como cristiana las incoherencias entre su fe y la política de partido y de cómo se aterriza la labor política en los municipios.

Mariano Pérez de Ayala, ha sido concejal en Sevilla por el Partido Andalucista y parlamentario en la Junta de Andalucía. Actual director de Caritas Sevilla y Andalucía. Estuvo compartiendo las dificultades de la gestión diaria en una institución pública y como los valores y planteamientos cristianos nos pueden servir de guía.

Elena Arce, responsable de Migraciones e Igualdad de Trato en el Defensor del Pueblo de España. Explicó la labor del Defensor del Pueblo y como la sociedad civil puede recurrir a esta institución en sus demandas sociales. El dialogo se centró en las quejas por casos de abusos de derechos humanos en los CIE que llegan al defensor y en llamar la atención sobre la realidad oculta de la trata de personas. Elena insistió en que en la trata hay que abordar socialmente con educación y formación la demanda de parte de los “clientes” que es lo que mueve esta mercantilización de seres humanos y no centrarse tanto en las mujeres que son víctimas de estas tramas.

Finalmente Chema Segura, jesuita, director del Servicio Jesuita Migrantes Valencia y parte del equipo coordinador del curso, nos expuso como la protesta pública, el boicot o la desobediencia civil son formas también de transformar la realidad refiriéndose como ejemplos a Martin Luther King Jr., y Mahatma Gandhi. Al mismo tiempo, Chema nos animó a participar en las redes sociales como plaza pública global para poder incidir públicamente. La jornada concluyó con la reflexión de que cualquier “poder” que tengamos o administremos debe de ser ejercido con otros y para mejorar las condiciones de vida de los más desfavorecidos. Un fin que debe estar presente en los medios para alcanzarlo.

Pablo Domínguez Vaquero. CVX y ASTI-Alicante

One thought on “Crónica del tercer día: «Participación: uno de los nombres contemporáneos del amor» – #FeyPolitica17

  • Fantastico,no poder permanecer impasibles ante lo que nos rodea,y trabajar por el dialogo como medio unico y transformador, y, respeto a las instituciones y leyes que nos hemos dado,y a traves de ahi comprometerse en los cambios para mejorar las mismas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *